fondo

servicios
empresariales, s.l.

notas de prensa

Restos de arte prehistórico que datan de entre hace 15.000 y 20.000 años, han sido descubiertos en la Cueva de San Miguel de Gibraltar. El hallazgo, realizado por la arqueóloga de la Cueva de Nerja, María Dolores Simón, una especialista en arte prehistórico, forma parte de un proyecto en el que participan arqueólogos del Museo de Gibraltar y de la mencionada cueva malagueña. Se trata del mayor descubrimiento de pinturas rupestres en Gibraltar.

Existen alrededor de 150 cuevas dentro del Peñón de Gibraltar, donde han sido encontrados numerosos restos de fósiles. La más famosa es la Cueva de San Miguel, una impresionante gruta natural repleta de estalagmitas y estalactitas. Dispone además de un auditorio natural que es utilizado para la celebración de conciertos y representaciones de diversa índole. La imagen de un Ibex, una cabra salvaje de montaña, ha sido descubierta en el auditorio principal, que se encuentra abierto al público y es uno de los lugares más visitados de la parte superior del Peñón. Mientras duren los trabajos arqueológicos, esta zona será protegida, pero tan pronto como concluyan las labores de limpieza y catalogación, se abrirá de nuevo al público que acceda a la Cueva de San Miguel.

Se cree que la mayor parte de las paredes de la Cueva de San Miguel fueron blanqueadas durante la Segunda Guerra Mundial. Esta pintura se encontraba escondida tras una de las zonas blanqueadas en su momento, y una vez se limpie por completo, podrían aparecer más restos rupestres.

El profesor Finlayson, del Museo de Gibraltar, considera que éste es uno de los más importantes descubrimientos de la última década “Si sumamos este hallazgo arqueológico al hecho de que ya tenemos siete lugares con restos neandertales, dos de ellos con fósiles, el Peñón de Gibraltar se convierte, en términos prehistóricos, en uno de las Templos de la Prehistoria del Mundo”.

Este descubrimiento no es el mayor de los llevados a cabo en Gibraltar. En 1848, en la Cantera de Forbes, fue encontrado un cráneo de mujer neandertal que fue identificado posteriormente al hallazgo del Valle de Neander en Alemania. Si el valor arqueológico de este cráneo hubiera sido reconocido a tiempo, el “Hombre de Neandertal” sería denominado hoy en día “La Mujer de Gibraltar”.

Nota al redactor:

La Cueva de San Miguel está dividida en dos grutas:

Durante mucho tiempo se consideró que la Antigua Cueva de San Miguel –o Cueva Catedral- no tenía fondo. Posiblemente éste sea el origen que la creencia de que Gibraltar estaba conectado con África a través de un pasaje subterráneo de más de 25 kilómetros de longitud, bajo el Estrecho de Gibraltar.

La Antigua Cueva de San Miguel consta de una sala superior que conecta con otra más pequeña a través de cinco pasadizos. La gran cámara de esta cueva tiene una envergadura tal que se utiliza como auditorio de conciertos, lo que la convierte en un lugar único para la representación de eventos musicales, ballets, teatro o reuniones de negocios.

Durante la II Guerra Mundial la Sala Superior fue habilitada como hospital de emergencias, aunque nunca fue utilizado como tal. En 1942 se construyó un túnel para proporcionar suficiente ventilación al lugar, que llevó hasta la Nueva Cueva de San Miguel. Durante esta época, fueron excavados kilómetros de túneles y cámaras en el interior del peñón, creándose una auténtica ciudad bajo tierra, con su propio generador eléctrico, teléfonos, cámaras de conservación de alimentos, depósitos de agua, cocinas y hospitales.

Al fondo de la Cámara se encuentra una estalagmita de tal tamaño, que se desplomó por su elevado peso. En 1972 fue cortada, dejando a la vista el interior de su estructura. Su crecimiento identifica claramente los periodos de lluvias abundantes gracias a los anillos de color marrón brillante, mientras que los tiempos de escasez de precipitaciones quedan reflejados en anillos de un color marrón oscuro. Aparecen también dos pequeñas líneas de color blanco que reflejan los periodos de glaciación. Esta estalagmita también presenta algunas zonas traslúcidas.

La Nueva Cueva de San Miguel, también llamada Cueva Baja, tiene un lago de unos 30 metros de largo, 11 de anchura y 6 de profundidad. Una de sus características más importantes es los depósitos de calcita originados en los extremos del lago gracias al depósito de agua cálcica bicarbonatada. El acceso a esta cueva debe ser efectuado previa petición de hora a la Oficina de Turismo de Gibraltar, en grupos, y con un guía especializado, puesto que no está preparada para la entrada del público general.

Pinturas Rupestres en la Cueva de San Miguel
gibraltar